Acepto
Esta web usa cookies. Si continuas navegando aceptas su uso e instalación. Más información

Receta de Salmón a la naranja

  • Medium 292681t
Medio
1 ración
90 minutos

Valores nutricionales

Valores por ración
Calorias
536.1kcal
Carbohidratos
42.0g
Proteinas
64.4g
Grasas
12.4g
Azucares
4.2g

Ingredientes

Naranja
3 unidad 363g
Salmón
300g
Cebolla
1 unidad media 110g
Sal
0.3 cucharadita 1.5g
Pimienta negra
1 pizca 0.1g
Nuez moscada
0.3 cucharadita 0.6g

Pasos de receta

  1. vamos a limpiar bajo el grifo el salmón troceado, y después los dejamos escurrir del todo. Vamos a preparar también las naranjas que emplearemos para macerar el salmón con su zumo. Lavamos bien mismas para quitarles toda la suciedad que pudieran tener.
  2. Una vez que estén limpias, les rallamos las pieles con cuidado de no rallar la parte blanca del interior, y al acabar las exprimimos todas para sacarles el jugo. Echamos en un recipiente tanto el zumo como la ralladura de las pieles.
  3. Cogemos la cebolla y la pelamos bien, después la troceamos en trocitos pequeños, que agregamos al mismo recipiente en el que tenemos el zumo de naranja y las ralladuras. Agregamos un poco de sal a la mezcla y removemos para mezclar.
  4. Entonces introducimos los trozos de salmón en esa mezcla, cuidando que queden bien cubiertos con el zumo, y metemos después en el frigorífico al menos unos 30-45 minutos, para que el salmón se macere con el zumo de naranja, aunque más sabor tomará cuanto más tiempo lo tengas metido en el mismo.
  5. Encendemos el horno y lo ponemos a 180ºC para que vaya precalentándose, y colocamos el salmón en una fuente o bandeja que sea apta para meter en el horno. Salpimentamos bien el salmón y le añadimos por encima un poco de nuez moscada molida, que le dará un toque de sabor muy rico.
  6. Una vez que el horno esté caliente metemos la bandeja y dejamos hornear el salmón unos 15 o 20 minutos. Cuando el salmón está bien hecho, cuidando que no se haga demasiado para que no quede demasiado reseco por dentro, lo sacamos del horno y servimos siempre en caliente, acompañando este rico salmón a la naranja con alguna guarnición que nos guste, como una ensalada, por ejemplo.